Enamorarse a las cincuenta la odisea sobre combatir contra las manГ­as, las hijos o las amistades sobre toda la vida

Enamorarse a las cincuenta la odisea sobre combatir contra las manГ­as, las hijos o las amistades sobre toda la vida “El asentamiento de la modo de ser estГЎ demasiado mГЎs traumatizado en la persona sobre cincuenta desplazГЎndolo hacia el pelo tantos que en una sobre veinte” MartГ­n, sobre 56 aГ±os, suspira con nostalgia cuando recuerda su primera contacto. Г‰l desplazГЎndolo hacia el pelo ella eran veinteaГ±eros; las gustos, aГєn escaso definidos, se fundieron enseguida; sus amistades, por pura lozanГ­a, eran recientes y nunca extremadamente influyentes; nunca tenГ­an hijos, ni manГ­as, ni achaques, ni malas experiencias sentimentales que intentaran eludir, ni ninguna cosa que condicionara su amor. Tampoco les perseguГ­a la sombra sobre un ex. La Гєltima oportunidad que MartГ­n se enamorГі fue realiza 2 aГ±os de vida. Conforme su pericia, iniciar un relaciones pasados las cincuenta es mГЎs severo que hacerlo a las veinte. A los 50 la temperamento estГЎ muy arraigada Cuando empezГі an irse con Raquel, su actual pareja —52 aГ±os—, creyГі ingenuamente que bastaba con que le chiflaran su inteligencia, su carГЎcter y no ha transpirado su fГ­sico. Principal chocГі con sus gustos, fuertemente arraigados. “Siempre me he considerado un hombre culturalmente inquieto”, explica MartГ­n. “Pero me revientan las sabiondos, las pedantes asГ­В­ como las culturetas. Al poquito de empezar a salir, descubrГ­ que Raquel era asidua a las cines sobre arte y entrenamiento, teatros alternativos asГ­В­ como festivales de mГєsica experimental. Esos hГЎbitos se habГ­an afianzado en ella con los aГ±os, por impronta de una hermana mayor asГ­В­ como varios colegas. En ese semblante, era mi antГ­tesis. […]